Ruta Megalítica


Tomaremos la carretera de Rabós, en dirección a Espolla, que es donde hay el punto de información de la sierra de la Albera y desde allí, podremos ver algunos de los monumentos megalíticos que hay extendidos por el entorno.

Solamente el paisaje ya merece la pena, disfrutaremos encontrando los dólmenes de la “Cabana” y la “Arqueta”, que es unod de los más grandes de la Albera, el de la “Font del Roure” (Fuente del Roble), de “Arreganyats” y del “Barran” (Barranco) – con una losa de cubierta con grabados esculpidos-, el menhir de Castellar ola necrópolis hallstática de los “Vilars”.

Como curiosidad sólo comentar que aún quedan monumentos megalíticos por descubrir ya que la extensión de la sierra es bastante considerable y no todos están documentados.

Sant Climent (San Clemente) es un pueblo no demasiado grande pero tiene la particularidad de tener instalada en su término municipal la base militar que recibe el mismo nombre del pueblo. Este detalle no nos distraerá de los paisajes que iremos encontrando. Entre rocas y vegetación se esconden el notable dolmen de la Gutina y el menhir de la Murtra o Piedra Gentil.  Sant Climent es también un pueblo bastante conocido gracias a sus vinos y a su cooperativa, así pues no nos sorprenderá encontrar por todas estas rutas campos y campos cultivados con vides. Desde aquí nos dirigiremos a Capmany que es de donde parte el camino para visitar los Estanques de la Jonquera.

Esta es una zona de 30 ha de pequeños estanques y balsas situado en el extremo meridional del término de la Jonquera, cerca de Cantallops y Capmany. El Estanque Grande (3'5ha) es el único que tiene agua todo el año, mientras que los otros –Estanque Pequeño, Estanque de Abajo, Estanque de Tierra Negra, Estanque de Figa y los Ullastres (Acebuches)- pueden secarse en veranos secos y calurosos.  

En épocas de migración muchos pájaros encuentran reposo y alimento, especialmente los que han de atravesar la cordillera pirinenca en dirección norte cuando sopla la Tramontana (viento impetuoso del norte). La presencia de una masa estable de agua favorece la reproducción de muchos anfibios. Esta zona está incluida en el Plan de Espacios de Interés Natural (PEIN).

También encontraremos restos megalíticos en Roses, donde los primeros pobladores dejaron su huella mediante edificaciones funerarias que están dispersas a poca distancia del núcleo urbano. El dolmen de la Creu de Cobertella, uno de los más importantes de Catalunya por sus proporciones y por haber sido declarado monumento histórico-artístico en el año 1964, es una construcción mortuoria del neolítico. Siguiendo un itinerario señalado también se pueden admirar los dos menhires de la Casa Quemada, el dolmen del “llit de la Generala” (Cama de la Generala), el dolmen del Cap de l’home (Cabeza del hombre) y finalmente la cueva-dolmen del “Rec de la Cuana” (Acequia de la Cuana), que data del 2500 aC.

Muy cerca de Roses, en Palau-Saverdera también encontramos un dolmen, el dolmen de la montaña de Caselles. Está situado en el sendero que sale del camino de Sant Onofre. Se trata de un sepulcro corredor de cámara trapezoidal larga y pasillo estrecho. En el museo Arqueológico de Girona hay cinco hachas de piedra pulida procedentes de este megalito.  


En el siguiente link encontraremos una lista de necrópolis dolménicas de la comarca de l’ALT EMPORDÀ.



Para más información:

Oficina de Turismo. Av. Rhode, 77-79

17480 Roses (Alt Empordà)

Teléfono:  (+34) 972 257 331 Fax: (+34) 972 151 150

e-mail: turisme@roses.cat

Web: www.roses.cat